miércoles, 18 de enero de 2012

Muertos por culpa del dopaje.

Ahora se habla mas que nunca del dopaje y sobre todo en el ciclismo he querido hacer una recopilación sobre algunos casos que ha marcado el uso de productos para la mejora física pero que finalmente lo único que ha conseguido es la muerte a muchos de ellos y a otros tener que abandonar la practica deportiva a consecuencia del deterioro físico, psíquico o sanciones.

El dopaje en el ciclismo es tan antiguo como la practica deportiva, independientemente de la disciplina que se haga.

Ya en la antigua Grecia se sabe que los atletas que participaban entre los siglos IV a VIII antes de Jesucristo en las Olimpiadas de la antigua Grecia utilizaban dietas especiales y pociones estimulantes para fortificarse. Igualmente ocurría en la antigua Roma en las carreras de cuadrigas.

En el siglo XIX recomendaban el empleo de semillas de anís, de miel, de sandaraca y de diversos excipientes como fuente inagotable de fuerza y potencia. Más tarde en el siglo XX apareció la moda de administrar antes de la carrera algunas bebidas como café, té, champagne, whisky u otros licores. Por ejemplo Anquetil tomaba cerveza incluso en carrera. Luego empezó el consumo de anfetaminas que es cuando realmente empezó el gran problema que hay actualmente con el consumo de EPO, CERA...

A continuación os pongo una pequeña lista con corredores que fallecieron por causa de la toma de algún producto dopante o porque tras su fallecimiento en las autopsias apareció que había restos en su organismo.

Hay muchos mas casos pero esto son algunos, y también decir que casos parecidos a estos los hay en otras disciplinas como futbol, atletismo, halterofilia, boxeo, lucha...

También comentar a modo de curiosidad que se considera que se pudo dopar de manera sistemática a mas de 100.000 deportistas en la antigua República Democrática Alemana.

1896
El galés Arthur Linton murió de una crisis de fiebre tifoidea dos meses después de haber ganado la carrera París-Burdeos. Su muerte se explicó por la utilización desmesurada de cafeína y de estricnina. Otros dos corredores, de unos 30 años de edad, bajo la tutela del mismo entrenador que Linton, un galés llamado Shoppie Warburton, fallecieron también poco después.


1960
El danés Knud Enemark Jensen murió a los 21 años, durante la prueba de 100km contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Roma. Cayó poco antes de la llegada, aunque volvió a subirse a su bicicleta antes de morir. La autopsia reveló la presencia de anfetaminas en su cuerpo.


1961
El italiano Alessandro Fantini se cayó durante la Vuelta a Alemania y murió de una fractura de cráneo. La cantidad masiva de anfetaminas que había absorbido, impidió toda operación. La autopsia reveló que había muerto de una hemorragia cerebral.


1967
El británico Tom Simpson se cayó a dos kilómetros de la cima del Monte Ventoux, en la décima tercera etapa del Tour de Francia, y falleció poco después. La investigación reveló el consumo de anfetaminas que, asociadas al fuerte calor y a un esfuerzo terrible, condujeron a la muerte al corredor.


Roger De Wilde se cayó durante el curso de una carrera y murió de una fractura de cráneo. La autopsia reveló una utilización sistemática de anfetaminas.


1976
El belga de veintiún años Johnny de Blaere, por consecuencia de un ataque cardíaco presumiblemente, por la administración de estimulantes.

El francés Jean Claude Labaube, coequipier de Jacques Anquetil, de 39 años. También consecuencia de un ataque cardíaco.

1987-1990
13 ciclistas holandeses mueren de manera 'inexplicable' mientras duermen, entre ellos el campeón nacional Bert Oosterbosch.

1991
Luc De Rijck murió durante una administración intravenosa de oxígeno en el gabinete de un médico.

2003
El italiano Denis Zanette y el del francés Fabrice Salanson, ambos murieron por paros cardiacos. El primero tras la visita al dentista y el segundo mientras descansaba.


Denis Zanette



Fabrice Salanson


Luego esta los corredores que por una u otra circunstancia el asunto del dopaje le ha podido afectar sicologicamente, le ha traido consecuencias fisicas o se sospecha que tiene algo que ver sus enfermedades o muertes.

Como es el caso de Anquetil (1985) por un cancer de intestinos, Chava Jimenez (2003) paro cardíaco, Pantani (2004) también por paro cardíaco, Frank Vandenbroucke (2009) a causa de una doble embolia pulmonar unida a una afección cardíaca, Fignon (2010) por cancer de estomago...

¿Merece la pena tanto riesgo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada